Los trabajadores de la limpieza de Cantabria anuncian una huelga indefinida para el 1 de agosto

0
405

La última reunión concluye en fracaso tras la oferta de la patronal de subida salarial de sólo el 1,3%

La representación  sindical  del sector de limpieza formado por USO, CC.OO y UGT, convocarán huelga indefinida a partir del 1 de agosto. Así lo han determinado tras la reunión de la mesa negociadora celebrada esta mañana en la sede del ORECLA y en cumplimiento de lo decidido en las asambleas de trabajadores.  Todo ello se produce  como respuesta  a las patronales del sector de Limpieza de Edificios y Oficinas, Arelca y Aspel, que ofertado una subida salarial que se ha considerado  como “insuficiente”.

Si en el último encuentro plantearon subidas salariales anuales del 1% y negaron la posibilidad de ampliar las jornadas de trabajadoras y trabajadores (unos 6.000 en el sector), este viernes han propuesto una subida del 1,3% para cada año. Los sindicatos creen que “cada día es más absurda la posición de las patronales. Llegan con esta oferta cuando se acaba de firmar el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva que fija subidas del 2% más un 1% variable y empuja a lograr salarios mínimos de 14.000 euros anuales, muy lejos de lo que cobran muchas compañeras del sector”.

Los sindicatos valorarán la propuesta hecha hoy por las patronales con las trabajadoras y trabajadores en los centros de trabajo así como las próximas acciones de protesta, pero ya anuncian que ahora tienen más razones para ir a la huelga indefinida, que registrarán este lunes 9 de julio. Esta mañana, un nutrido grupo de trabajadoras y trabajadores han recibido con pitidos a los representantes de las patronales a las puertas del Orecla, donde por segunda vez se han concentrado para reclamar salarios y condiciones dignas.

El convenio del sector Limpieza está bloqueado hace meses por estas patronales que al inicio de las negociaciones ofrecían un 0,85% de aumento salarial y que siguen cerradas a la ampliación de jornada para unas trabajadoras y trabajadores altamente precarizados que han visto congelados sus salarios los últimos cuatro años.