El empleo cántabro  entra en una nueva hibernación

0
77

 El empleo en Cantabria entra en una nueva hibernación. La economía regional, y el empleo que es capaz de sostener, vuelven en noviembre a  mostrar la realidad. Fuera de los tiempos turísticos nuestra región es ineficaz en generar recursos. El fuerte retroceso del empleo junto con la retracción de la población activa responde a políticas continuistas y conformistas.

La región productiva cántabra pertenece ya al pasado. No es ninguna sorpresa que cada año caigamos al pozo de los incapaces cuando el sector servicios saca el paragüas. Ni la industria ni la agroalimentación expanden con la suficiencia necesaria para  tirar de la economía y el empleo. Falta de ideas y proyectos estructurales impiden, a diferencia de otras CCAA, el desarrollo económico en estos sectores estratégicos para el futuro.

La solución del Gobierno regional a esta situación no puede limitarse a  aguantar el chaparrón y esperar a la campaña de Navidad y la próxima primavera para que el sol dore y maquille la contratación con  varios miles de nuevos camareros y dependientes con trabajo precario y bajos salarios.

Ahora se están confeccionando los presupuestos regionales y lo que reste, tras pagar la gigantesca deuda pública regional, debe ser orientado a proyectos con fines productivos. USO pide a los grupos parlamentarios que no desaprovechen una vez más el momento, dejen los cálculos electorales a un lado y propongan un proyecto de presupuestos valiente y punto de partida de generación de empleo estable. Mientras tanto, esperar que nuestros parados no se congelen.

Datos desempleo Noviembre

El número de parados registrados en las oficinas de empleo en Cantabria se elevó  en 953 personas en noviembre, lo que supone un 2,6% más que en octubre. De nuevo, estas cifras suponen el tercer mayor incremento tras Baleares (19,2%) y La Rioja (2,7%). Por contra, el conjunto del país se sitúa en un retroceso medio del 0,06%.

Sin embargo, en lo que va de año, el desempleo se redujo en la región en 2.552 personas, un 6,48%, en línea con la cifra del resto de España donde retrocedió un 6,37%.

De este modo, Cantabria registra 36.835 desempleados en el undécimo mes del año.En España, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo bajó en noviembre en 1.836 desempleados respecto al mes anterior (-0,06%), rompiendo así la tendencia de los últimos dos años, cuando se registraron subidas cifradas en 24.841 personas, en 2016m y 7.255, en 2017.

El paro subió en Cantabria en todos los sectores, pero principalmente en servicios, donde hubo 819 desempleados más. También se incrementó en la agricultura (48), construcción (29), industria (24) y en el colectivo denominado sin empleo anterior (33).

De este modo, el sector servicios aglutina a 27.434 desempleados, seguido del colectivo sin empleo anterior (3.042), la industria (2.877), la construcción (con 2.861 parados) y la agricultura (621).

Más de la mitad de las personas apuntadas al paro en la región en noviembre eran mujeres, 20.747, frente a 16.088 hombres. Además, 2.814 son menores de 25 años, frente a 34.021 mayores de dicha edad.

Del total de parados apuntados al SEPE, 3.657 son extranjeros, 180 más que en octubre, lo que supone un incremento del 5,18%, el mayor repunte tras Baleares (32,6%). En comparación con igual mes de 2017, el desempleo entre este colectivo se recortó en 138 personas, un 3,6%.

En noviembre se rubricaron en la región 18.674 contratos, 6.616 menos que en octubre, lo que se traduce en un retroceso del 26,1%, el tercero mayor por comunidades y casi diez puntos superior al medio. Además, se firmaron 300 contratos menos que en noviembre del año pasado, frente a la subida del 2,7 en el conjunto nacional.

De los 18.674 contratos firmados en noviembre, 1.574 fueron indefinidos, 477 menos que en octubre pero 48 más que en noviembre de 2017,

Mientras tanto, se ha registrado menos contratos temporales, un 24,6%, con 6.139 contratos firmados menos que en octubre, hasta situarse en un total de 17.100.