Miguel Ángel Revilla y Juan José Sota

Nuestra región, un mes más, encabeza el pelotón de los torpes en la creación de empleo. Está por ver si el peor febrero en 6 años podrá mover al actual Ejecutivo regional a promover cambios en la dirección política de un Gobierno  indolente y carente de ideas.

Cantabria tiene problemas estructurales que comprometen el desarrollo económico de la autonomía. Ese es el primer diagnóstico que este Gobierno tiene que reconocer  para afrontar las soluciones con realismo. Pero, lejos de hacerlo, tanto nuestro locuaz presidente, Sr. Revilla, como el  consejero de Economía y Hacienda, Sr. Sota, se esconden tras el tirón del empleo precario del turismo.

Resulta muy preocupante que sectores no afectos a la estacionalidad, como el industrial, se contraiga y sea generador de desempleo. Por otro lado, los datos aportados por el SEPE indican que  se vuelve a bloquear en Cantabria  la entrada de los jóvenes a su primer empleo y esto es un síntoma de la gravedad de la situación que conlleva emigración y envejecimiento de nuestra región, un coctel muy dañino y de efectos demoledores.

USO insiste en la necesidad de afrontar el declive de la autonomía desde la unidad de las fuerzas políticas y sociales. Consideramos estériles  las polémicas de quienes deben hacer planes de modelos económicos y estratégicos. Desde la inclusión y el debate de todos deben salir las ideas que saquen a esta autonomía de la postración actual.

Los datos

Con respecto a enero de este mismo año, el paro registrado en Cantabria aumentó en 899 personas en febrero, lo que en términos relativos representa un aumento del 2,19% y sitúa a Cantabria a la cabeza del Estado en la destrucción de empleo. En el conjunto de España el paro registrado disminuyó un 7,48% interanual y un 0,18% mensualmente, situándose el número de parados en 3.470.248.

Los últimos datos publicados por el SEPE de paro registrado en Cantabria muestran un descenso del paro registrado del 8,04% interanual, alcanzando la cifra de 41.961 personas en el mes de febrero de 2018.

El paro masculino en febrero disminuyó en 2.307 hombres respecto al mismo mes del año anterior mientras que el paro femenino lo hizo en 1.361 mujeres, lo que en términos relativos supone un descenso de un 10,80% en el paro masculino y un 5,61% en el femenino.

El mayor descenso del número de parados se dio en las mujeres menores de 25 años, con una reducción de un 10,92%, colectivo que supone un 3,25% del total de parados.

Según la distribución del paro registrado por sectores económicos, en el mes de febrero el mayor porcentaje de los parados se encuentra en el sector servicios (74,44%), seguido de la construcción (8,75%), el colectivo sin empleo anterior (7,59%), la industria (7,48%) y la agricultura (1,75%).

En términos relativos, considerando la evolución interanual del paro en Cantabria se producen caídas en todos los sectores, siendo éstas del 20,23% en la construcción, del 14,05% en la industria, del 9,33% en el colectivo sin empleo anterior, del 5,63% en los servicios y del