El Gobierno vasco obtiene el respaldo del Congreso de los Diputados para defender sus industrias electrointensiva, mientras el Gobierno cántabro se queda en meras declaraciones.

557

USO invitó al Gobierno cántabro a sumarse a esta iniciativa sin obtener respuesta

El Gobierno vasco ha conseguido que, de forma unánime, el Congreso de los Diputados  le apruebe una proposición no de Ley que contempla medidas arancelarias para hacer frente al dumping chino sobre el acero y para cambiar la regulación en la factura eléctrica de las empresas electrointensiva vascas. El sindicato uso, que es partícipe de la Mesa del Acero del Gobierno vasco, origen del documento aprobado esta semana en la Cámara Baja, trasladó en el mes de febrero al Gobierno cántabro, concretamente a su consejero de Industria, Francisco Martín, la necesidad de trabajar en pos de la defensa de la industria electrointensiva cántabra. El sindicato en Cantabria, a través de su Federación de Industria (FI-USO), fue autorizado por la consejera de Industria vasca, Arantza Tapia Otaegui, a  enviar los documentos de trabajo de la Mesa del Acero a Francisco Martín, junto con el ofrecimiento de sumarse al Gobierno vasco en la defensa de la industria electrointensiva del norte de España. Este tipo de industria, que da empleo a decenas de miles de trabajadores, atraviesa por serias dificultades principalmente por el precio de la energía. En Cantabria se encuentra afectadas Gerdau, Ferroatlántica, Solvay, GSW, TICSA, así como las medianas empresas con fundiciones.

Tras dos meses de silencio del Gobierno cántabro solo roto por una declaración de su presidente cántabro en sede parlamentaria, Miguel Ángel Revilla, anunciando acciones, sin más consecuencias; el grupo parlamentario del PNV ha presentado en solitario una batería de medidas a favor de la supervivencia de su industria con el resultado mencionado.

La Federación de Industria de USO (FI-USO) saluda positivamente y se felicita por el LOGRO de la Mesa del Acero de Gobierno Vasco en la que han venido trabajando conjuntamente durante los últimos meses la Consejería de Desarrollo y Competitividad, el clúster Siderex y las Federaciones de Industria de los sindicatos USO, UGT y CC.OO; con el objetivo de evaluar la incidencia por los elevados costes energéticos en la Industria electrointensiva de España y efectuar propuestas con medidas concretas que fueran adoptadas  urgentemente, tanto por Gobierno Central como por la Comisión Europea; y contribuir con ello a defender el tejido industrial. FI-USO lamenta que el Gobierno de Cantabria  al que FI-USO propuso poder realizar la propuesta conjuntamente, se quedara en declaraciones de que iban a hacer, pero sin hacer nada.

Es por ello, que desde la Federación de Industria de USO trabajaremos para que tras este logro conseguido, las propuestas elaboradas por la Mesa del Acero de Euskadi sobre la próxima subasta de interrumpibilidad:

  • El establecimiento de una estrategia que favorezca una política industrial competitiva en costes energéticos.
  • La mejora del servicio de interrumpibilidad estableciendo productos a mayor largo plazo (3 años), introduciendo la posibilidad de ofertar en bloques inferiores a 5 MW por ejemplo de 1 MW, e incluir la figura del agregador para posibilitar mayor abanico de participación.

Exigimos que sean asumidas por el Gobierno Central para facilitar la continuidad de la actividad y el empleo en las empresas electrointensivas, cambiando el actual sistema de interrumpibilidad eléctrica por otro que aporte  seguridad jurídica sobre los costes de producción para empresas  grandes consumidoras de energía y con ello asegurarse las inversiones de futuro que permita la continuidad de actividad de las Plantas españolas y del empleo de calidad y con derechos que generan.

Igualmente, consideramos que es necesario continuar trabajando en esa mesa de diálogo social en defensa de la industria abordando los problemas entre todos los agentes  y apoyarse en políticas reales con medios y dotaciones con la finalidad de potenciar el empleo industrial elevando el Producto Interior Bruto por encima del 20% como estrategia de crecimiento y prosperidad para la próxima década.