El paro de octubre clarifica que Cantabria consolida su modelo de economía vacacional

 El balance del desempleo del mes de octubre en Cantabria viene a consolidar una  economía  dependiente  del  sector servicios y del turismo estacional.  La inacción de los responsables de la administración regional está fijando el tan cacareado cambio de modelo productivo pero no en el sentido deseado. El retroceso paulatino del sector industrial en el PIB  regional  y con ello el empleo de calidad tiene  como efectos  inducidos altos niveles de empleo precario, elevado paro estacional, baja tasa de actividad, bajos niveles salariales y amplias capas poblacionales, especialmente los de mayor edad,  sin percepción de recursos vitales.

La desbordante alegría que supuso para el Gobierno regional la última EPA que nos situaba a la cabeza del Estado en la creación de empleo durante del  pasado verano, suponía la cara de la misma moneda que hoy tiene su cruz; Cantabria se sube al cajón de los que más destruye empleo. Esta es la moneda de una región incapaz de planificar un futuro para nuestros jóvenes que no gire en torno a una maleta de migrante o una bandeja de hostelero.

Lo grave no es que nuestra región pierda 1.450 empleo en el último mes, lo más severo y preocupante es que estamos al albur de la meteorología  y lastrados por la falta de capacidad de las sucesivas administraciones que se muestran absolutamente ineficaces en impulsar medidas para que esta región sea algo más que un destino vacacional.

Datos del ICANE

Los últimos datos publicados por el SEPE de paro registrado en Cantabria muestran que el paro registrado en Cantabria aumentó en 1.450 personas en octubre, lo que en términos relativos representa un aumento del 4,21%, alcanzando la cifra de 35.882 personas en el mes de octubre de 2018.

En el conjunto de España el paro registrado disminuyó un 6,12% interanual y aumentó un 1,63% mensualmente, situándose el número de parados en 3.254.703.

El paro masculino en octubre disminuyó en 1.727 hombres respecto al mismo mes del año anterior mientras que el paro femenino lo hizo en 961 mujeres, lo que en términos relativos supone un descenso de un 9,94% en el paro masculino y un 4,53% en el femenino.

El mayor descenso del número de parados se dio en los varones mayores de 25 años, con una reducción de un 10,37%, colectivo que supone un 39,77% del total de parados.

Según la distribución del paro registrado por sectores económicos, en el mes de octubre el mayor porcentaje de los parados se encuentra en el sector servicios (74,17%), seguido del colectivo sin empleo anterior (8,39%), la industria (7,95%), la construcción (7,89%) y la agricultura (1,60%).

En términos relativos, considerando la evolución interanual del paro en Cantabria se producen caídas del 20,20% en el sector de la construcción, del 7,88% en la agricultura, del 6,15% en la industria, del 5,58% en los servicios y del 5,14% en el colectivo sin em