Continúa la devaluación de los salarios  y pensiones de los cántabros

Los convenios firmados no llegan al mínimo del AENC y se quedan en el 1,55%, con una pérdida salarial del 0,85%

La subida de los precios de los elementos básicos se está haciendo insostenible con respecto a los salarios

La inflación sigue sin dar tregua a los asalariados y pensionistas cántabros, que continúan perdiendo poder adquisitivo con respecto a los salarios. El aumento de precios en  agosto del 2,4% en Cantabria con respecto a 2017, sigue apoyándose en productos y servicios de primera necesidad, como vivienda, alimentación y transporte, en una escalada de precios que se disparó en mayo y que enlaza ya cuatro meses por encima del 2%, mientras la recuperación no llega ni al empleo estable ni a los salarios,

La última encuesta del coste laboral publicada por el ICANE arroja una subida del 0,4% en la masa salarial de los trabajadores cántabros, 3 décimas menor que el resto del Estado, y las expectativas no son halagüeñas en cuanto a recuperación de salarios, toda vez que el Acuerdo por la Negociación Colectiva, además de no ser vinculante y de obligado cumplimiento, cifra en alrededor de un 2% la subida propuesta, lo que, en el mejor de los casos, no cubre la subida de la vida ni mucho menos permite recuperar lo perdido durante la crisis.

Desde USO Cantabria mantenemos que un Diálogo Social así no es útil para los trabajadores, ya que los apretones de mano no sirven para que las subidas se firmen en los convenios, y la estadística de convenios firmados hasta agosto habla por sí sola: la subida media pactada en Cantabria es del 1,55%, lo que no es una subida, sino una pérdida del 0,55% con respecto al aumento de los precios.