USO exige a Solvay una transición energética que garantice el futuro del empleo

107

La fábrica de Solvay en Torrelavega debe abordar con urgencia realizar la transición energética, abandonando la quema de carbón.

El sindicato USO “alerta” sobre el grave error y profunda torpeza de aferrarse a seguir quemando carbón para cubrir las necesidades de generación de    vapor–electricidad, para producir 1.000.000 Tm/año de carbonato en Torrelavega.

Retrasar la transición energética mediante la sustitución progresiva del carbón, supondrá mayor incertidumbre sobre el futuro de la planta cántabra, abocando a la solicitud de nuevas prórrogas imposibles para cumplir con las obligaciones ambientales, como ocurrió con la producción de cloro con mercurio.

 El sindicato USO y la sección sindical aboga por la reducción continua del consumo en el proceso productivo y por el objetivo de reducir las emisiones a la atmósfera.

Estos objetivos requieren la implantación progresiva de energías renovables térmicas (biomasa térmica, solar térmica, etc.), con las mejores técnicas disponibles y de alto rendimiento, bajo consumo y de máxima eficiencia medioambiental; mejorando la  calidad del aire mediante la reducción drástica de las emisiones de más de 1.000.000 Tm/año de CO2 y así abrir un horizonte esperanzador sin sobresaltos para el empleo en los próximos 25-30 años.

USO no se queda en la denuncia y presentamos nuestra propuesta de mix energético para Solvay-Torrelavega y así garantizar el suministro energético durante las próximas dos décadas.

USO Propone:

  • Nueva central de ciclo combinado de 150-180 MW y 350-400 Tm/hora de vapor (contemplado en la A.A.I.).
  • Nueva cogeneración de gas de 50-70 MW, que sustituya a la actual a punto de concluir su vida útil regulatoria.
  • Implantación progresiva de energías renovables térmicas: Biomasa y Solar.

La decisión del Grupo Solvay para realizar la transición energética justa en la planta cántabra con el abandono progresivo del carbón, es una decisión económica del máximo interés, con trascendencia política y medioambiental más relevante de las últimas décadas, que marcarán:

  • El futuro industrial de la planta de Carbonato de Cantabria.
  • El efecto positivo sobre la economía de Cantabria.
  • La calidad del aire, con la reducción drástica de las emisiones de CO2 a la atmósfera de Cantabria.
  • El nivel de empleo industrial de calidad bien remunerado.

USO lo hace con firmeza y responsabilidad, emplazando al Gobierno de Cantabria para que asuma su responsabilidad política, impulse y coordine las acciones frente al Grupo Solvay para materializar los compromisos necesarios de las potentes inversiones necesarias; no aceptando parches que busquen subvenciones, prórrogas imposibles que no garanticen el 1.000.000 Tm/año de carbonato.

USO emplaza a las administraciones públicas y a los grupos políticos a elevar sus miras, más allá del futuro horizonte electoral de 2019 y al Grupo Solvay para impulsar un plan industrial claro, con potentes inversiones que garantice la actividad económica y el empleo en la planta cántabra.