USO denuncia la situación insostenible de la policía del Puerto de Santander

122

La Autoridad Portuaria creó  una bolsa de empleo que no utiliza

El sindicato USO en la Autoridad Portuaria de Santander  denuncia la situación creada en la Policía Portuaria de Santander. A pesar de que se puso en marcha una bolsa de trabajo, mediante concurso oposición el pasado junio, con el objetivo de  aliviar la carga excesiva de trabajo, esta apenas  no se ha utilizado. La directora de la Autoridad Portuaria, Cristina López Árias, reconoce la no utilización de esta bolsa de trabajo por motivos de limitaciones presupuestarias. Este argumento es rechazado por USO dado que ello supondría conocer de antemano las bajas médicas, algo imposible de prever.

Con este incumplimiento  la Policía Portuaria se encuentran en una situación límite, con un nivel de estrés importante como ya quedó reflejado en el último estudio de factores psicosociales realizado.

 Creemos que la Dirección del Puerto sólo ha utilizado esta  bolsa de trabajo para rellenar titulares de prensa. Para ello anunció a bombo y platillo  que se había aumentado el número de efectivos de la Policía Portuaria, dando una solución aparente al problema, cada vez mayor, que tiene este Puerto frente a los problemas que se enfrenta como es el aumento de  polizontes que consiguen burlar la escasa vigilancia  en el ferri con destino a Inglaterra.

 Esta obsesión  por limitar el gasto de las partidas más necesarias como es el  mantenimiento del puerto y los gastos de personal, fue denunciado también en febrero de este año por este sindicato, poniendo como ejemplo el deterioro y posterior caída de la grúa de piedra, a lo que ha seguido, como todos sabemos, la rampa flotante de Raos y un tramo del Muelle de Maliaño.

En nuestra opinión la austeridad no es el camino para revitalizar el Puerto de Santander, que este año 2017, de manera coyuntural alcanzará los 5,3 m.t, debido al  aumento de las importaciones de grano a consecuencia de la sequía, y al aumento de las ventas de coches,  muy lejos de las 5,5 m.t.  del año 2015 , proveyéndose para el 2018  volver a las 5,1 millones.

La revista Puertos y Navieras destaca: “como el Puerto de Santander bajó la facturación pero logró subir el beneficio un 44%”, con lo que denomina: “una cura de caballo, reducción de costes de personal, pasando así de unas pérdidas operativas a ganar el doble”. Más adelante señala la misma revista, a otro puerto, el de Algeciras, en el que su presidente pide más personal, dinero y el tren al Estado. Este último creemos que debe de ser el ejemplo a seguir, el de la reivindicación ante el Estado, consiguiendo más dotación en personal, más dotación económica que permita revitalizar las deterioradas instalaciones de la Autoridad Portuaria, la consolidación de tráfico, nuevas vías de negocio que consigan superar el umbral del año 2015, demostrando que el beneficio que perdura en el tiempo es el del aumento de clientes y no la cicatera obsesión por limitar el gasto que sólo conduce a los desastres que ya hemos visto.