USO responsabiliza a Solvay y Gobierno de Cantabria del cierre de la planta de cloro por una gestión negligente y cobarde.

230
USO se manifiesta en 2016 con campaña "Salvemos el cloro"

La decisión del Gobierno de Cantabria denegando la prórroga de utilización de mercurio para la fabricación de cloro y el consiguiente cese de actividad,  es para USO el resultado de una actuación negligente y cobarde  de Solvay y del Gobierno de Cantabria que no quisieron afrontar las inversiones necesarias en su momento para el cambio de tecnología,  largamente demandado por el sindicato USO desde el 26 de abril de 2013 con el SOS lanzado por el sindicato para salvar la fabricación de Cloro en Torrelavega, y donde siempre la respuesta fue la misma por  el Gobierno y la empresa : queda mucho tiempo y no están en riesgo los puestos de trabajo, todo ello  con la complicidad y el beneplácito de la mayoría sindical en Solvay que no cejó en calificar a USO de “alarmistas y agoreros”.

La decisión ahora tomada,  traslada toda la responsabilidad del cese de actividad de la planta de cloro, al Gobierno de Cantabria y al equipo de dirección de Solvay que el 29 de septiembre de 2016 publicaron a bombo y platillo que con la compra de la multinacional portuguesa CUF se garantizaba el empleo de los 40 trabajadores directos, que sumados indirectos e inducidos ascienden a 120 empleos en la comarca del Saja-Besaya.

 USO espera que CUF siga adelante con la inversión y que el cese de la producción sea temporal  hasta la puesta en marcha de la nueva planta de membranas.

USO, en este nuevo escenario, continuará defendiendo, como ha  venido en estos últimos años, la recolocación del personal directo de la planta de cloro en el resto del complejo industrial y ello en el marco de un expediente de un expediente de empleo con un proceso de prejubilaciones.