Sin formación no hay empleo en Cantabria

0
559

Un estudio de la Federación de Enseñanza de USO revela que el mercado laboral cántabro crea empleo para trabajadores formados.

La inestable y cíclica recuperación que experimenta el mercado laboral en Cantabria desde la primavera del año 2013 en que la crisis tocó fondo  se reparte de manera  muy desigual según el nivel formativo del  aspirante a un puesto de trabajo. Durante este periodo Cantabria ha reducido un 27% su desempleo.

 Según un estudio realizado por la Federación de Enseñanza de USO Cantabria (FE-USO) y tomando como fuentes ICANE y Educantabria, los parados en búsqueda activa de empleo con estudios primarios incompletos, es decir, con menos de 5 años de escolarización, han reducido  la tasa de desempleo un 11,2%, 15 puntos por debajo de la media regional, sumando actualmente un total de 654 trabajadores desempleados. Similar suerte corren quienes han completado los estudios primarios  pero carecen de otra cualificación académica, éstos han reducido el paro en estos años 12,8%, 14 puntos por debajo de la media, sumando 1.354 desempleados.

El nivel académico que mejor están sorteando la crisis es el de los trabajadores que poseen el título del primer ciclo universitario, graduados y licenciados,  que han reducido el desempleo durante la crisis un 39%, 12 puntos por encima de la media regional. Actualmente se encuentran 1.746 titulados medios inscritos en el Servicio Cántabro de Empleo como demandantes. Desde el comienzo de la crisis a la actualidad, se ha reducido en 3 puntos la tasa de jóvenes entre 18 y 25 años que cursan estudios universitarios; en el año 2007 de un censo de 53.377 personas en esa franja de edad cursaron estudios 13.422 universitarios, un 25% del total. La especialidad que   suma más desempleados son los graduados en ciencias empresariales con 434 pardos y los que menos acuden a las oficinas de empleo son los ingenieros informáticos con tan solo 29 desempleados. Actualmente hay matriculados en ese nivel educativo universitario 8.700 de un total de 39.374 jóvenes, un 22%.

Los poseedores del título de Formación Profesional de segundo grado con ciclos formativos superiores han reducido su desempleo en un 21% desde que se inició la recuperación, 6 puntos por debajo de la media regional. En el año de comienzo de la crisis la tasa de alumnado entre 16 y 19 años que cursaban estudios de Formación Profesional era del 28%, actualmente la cifra se eleva al 44%. Por especialidades en FP, los administrativos son los que más desempleo acumulan, con 1.526 desempleados al cierre del último ejercicio y los que menos son los titulados en energías renovables con 5 desempleados.  El mercado va demandando  trabajadores especializados  pero aún quedan 4.245 titulados en el grado superior de FP esperando su oportunidad.

El colectivo de desempleados más numerosos, en cuanto a su nivel académico,  son los que han concluido la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) o han cursado el bachillerato, que suman un total de 27.663 desempleados, el 64% del total de parados. La reducción de su desempleo desde que se inició la recuperación  ha sido de 3 puntos por encima de la media,  pero durante el último año se ha frenado y se ha situado ligeramente por debajo con un 11%.

Entre los grandes municipios, Torrelavega es quien cuenta con una tasa de parados sin estudios primarios más alta con un 4,1% del total, seguida a distancia por Castro Urdiales a 1,5% y Santander que reduce la cifra al 1%. Los parados universitarios en los dos grandes municipios cántabros son del 8% en Santander y el 4% en Torrelavega.

Con los datos aportados por el ICANE, los trabajadores con estudios universitarios han multiplicado por 4 las posibilidades de conseguir un empleo en Cantabria en estos últimos años en comparación con los  que los que carecían de estudios o poseían estudios primarios.

El perfil del parado cántabro tiene rostro de mujer, tiene menos de 45 años, posee estudios secundarios y no tiene actividad profesional previa. En el otro extremo, quien ha conseguido salir del desempleo con mayor facilidad en estos últimos años es hombre, tiene menos de 45 años, tiene estudios superiores relacionados con las nuevas tecnologías o ha estudiado Formación Profesional y está especializado en las nuevas energías.

FP Dual

La FP Dual se está convirtiendo en la esperanza de muchos jóvenes de integrarse en el mundo laboral. Desde el año 2012 en que comenzó en Cantabria su implantación, con tan solo 2 centros y 20 alumnos, se ha ido desarrollando hasta alcanzar más de 20 centros y 100 empresas asociadas, pero ello  no está exento de polémica. Existe controversia sobre el modelo a aplicar dentro del contexto europeo y también sobre su alcance ya que actualmente sólo existe esta modalidad formativa en 7 de los 20 ciclos de grado superior  en nuestra región.

Valoración de FE-USO

La adaptación a la demanda del mercado laboral será clave para la salida de la crisis en Cantabria. Hay dos  factores que producen un desempleo cronificado  y que hay que combatir con medidas sostenidas en el tiempo: la edad y la formación. Casi uno de cada dos desempleados tiene más de 45 años en nuestra región y su formación se aleja cada año más de lo que  solicita los nuevos nichos de empleo. Las nuevas tecnologías que se introducen prácticamente en todos los sectores laborales son una oportunidad para las empresas pero a menudo una barrera para una franja considerable de trabajadores.

Se hace imprescindible que la Administración asuma directamente la Formación Continua para desempleados, establezca planes reales y útiles de formación a parados de sectores  excedentarios para rehabilitarlos en nuevas profesiones. Esto solo se consigue a través de certificados de profesionalidad que estén sustentados en una formación especializada en base a demandas de empleo. La formación para desempleados  actual se muestra poco útil y desequilibrada. Por otro lado, FE-USO pide ampliar la Formación Profesional Dual ya que es una garantía de éxito en la integración de los jóvenes en las  empresas  y una mejora en el nivel competitivo de las mismas.

 

Federación de Enseñanza de USO Cantabria