Concentración ante Solvay en defensa de la estabilidad en el empleo en las contratas

897

USO exige a Solvay y Telnor que acepten la sucesión empresarial que se ha producido por darse los elementos establecidos en el artículo 41.1 del Estatuto de los Trabajadores

Cerca de doscientos trabajadores se han concentrado en los accesos de la factoría de Solvay en Torrelavega en apoyo de los trabajadores de MEGO afectados por la negativa de Solvay a reconocer la sucesión de empresa tras adjudica a TELNOR el contrato de mantenimiento electromecánico y neumático (AMRA). La situación, de no rectificar la empresa Solvay y Telnor, podrá concluir con el despido de 16 trabajadores que han venido desempeñando labores de mantenimiento eléctrico y neumáticos durante décadas. Se da la circunstancia de que estos trabajadores han sido reconocidos por SOLVAY con premios por su eficiencia y profesionalidad en el trabajo.

Con gritos de “subrogación  y estabilidad en el empleo” y “esta fábrica también funciona por las contratas” los trabajadores concentrados desde las 13 a las 14 horas, mostraron su enorme preocupación por la deriva de Solvay en su nueva política de contratas sobre la base de recorte de gastos sin importarle la calidad del servicio como lo demuestra  la sustitución de 16 trabajadores no subrogados con una amplia experiencia por otros sin conocimiento del complejo. Suponiendo la precarización del empleo en Solvay y la inestabilidad laboral de las numerosas empresas de contratas empresas que en un horizonte muy próximo les toca renovar sus contratos con Solvay como es el caso de mecánica y logística.

USO exige que Solvay  reconsidere su política de renovación de contratas dando preferencia al mantenimiento del empleo de las contratas, que durante décadas han venido prestando la actividad.

USO exige a Solvay y Telnor que acepten la sucesión empresarial que se ha producido por darse los elementos establecidos en el artículo 41.1 del Estatuto de los Trabajadores, según interpretación del Tribunal  Justicia Europeo, acorde con la directiva comunitaria 2001/23. USO no descarta la interposición de la demanda jurídica correspondiente para defender el derecho de los trabajadores a la sucesión empresarial y el cambio de empresa con el respeto de todos sus derechos económicos y sociales.