La secretaria general de USO Cantabria, Mercedes Martínez, acudió a la invitación realizada por Jochen Müller, representante  en España de la Comisión Europea,  con los tratados de libre comercio entre Europa, Estados Unidos de América y Canadá como objeto de debate.

Durante la reunión, llevada a cabo en la tarde de ayer en un hotel santanderino, el representante de la UE informó de la postura de la Comisión Europea ante las negociaciones que durante los últimos 3 años se están desarrollando  en ambas orillas del Atlántico y que puede desembocar en un Tratado comercial de un gran calado socio-económico con amplias consecuencias.

Martínez traslado al Müller la posición de USO sobre el actual texto que hace que nuestra organización rechace el Tratado, tanto con EEUU (TTIP) como con Canadá (CETA). La secretaria general de USO Cantabria desgranó los aspectos que USO considera negativos para el interés de los trabajadores. El desequilibrio en la protección laboral que puede permitir una competencia desleal, la afectación al plan de reducción de gases contaminantes, la deslocalización industrial y la evasión fiscal de las grandes corporaciones, fueron algunos de los temas de debate propuestos por USO durante las dos horas que duró el encuentro.

Por su lado, Jochen Müller, tachó de “mitos” algunos de los  argumentos utilizados por los detractores del Tratado como son la merma de los estándares medioambientales, la importación de transgénicos, la privatización de servicios públicos o el apoyo a las multinacionales. Müller insistió en que el Tratado está pensado en el desarrollo económico de las PYMES europeas. Con respecto al impacto del Tratado en la legislación europea, el representante de la UE  dijo que el TTIP “no sirve para cambiar las leyes de cada Estado”. Con el efecto que pueda en el tejido productivo y comercial europeo  una presunta  competencia desleal con EEUU, Müller  apuntó que “EEUU no produce más barato que nosotros”.

El representante de la UE admitió que las negociaciones pueden sufrir un retraso fruto de las propias dificultades negociadoras y del efecto de un cambio de representantes de la Administración norteamericana  por agotamiento de mandato. Múller afirmó que el Tratado no podría firmarse “en menos de 5 años de negociación”.

Martínez, que asistió acompañada de su  secretario regional de Relaciones Institucionales, Justino Sánchez, requirió al representante de la UE, información detallada y de terceros,  del impacto del TTIP en los diversos sectores económicos. Müller se comprometió a facilitar al sindicato la información requerida en los próximos días