Servicios Veterinarios reivindican medidas cautelares para evitar el cierre de su empresa

856

La licitación del servicio se encuentra recurrida en el TSJC pero puede llegar tarde.

Unas 400 personas se han manifestado este lunes por las calles de Santander, en apoyo de los trabajadores de la empresa Servicios Veterinarios de Cantabria.  Esta empresa se encuentra incursa en un ERE de extinción para 50 de los 67 empleados.

La manifestación, que ha discurrido desde la calle Vargas hasta la sede del Gobierno de Cantabria, ha estado encabezada por la pancarta ‘Servicios Veterinarios de Cantabria. Trabajadores en lucha por la defensa de nuestros puestos de trabajo’. Una representación de USO, sindicato mayoritario en la empresa, acompañó a los trabajadores en la marcha.

Esta empresa, situada en Requejada, desarrolla las campañas ganaderas en la Comunidad Autónoma, un contrato que en estos momentos se encuentra  en peligro  y pone en riesgo el trabajo de 67 personas. Cabe recordar que la licitación del servicio de saneamiento ganadero en Cantabria, inicialmente  adjudicada a Servicios veterinarios de Cantabria, fue recurrida ante un órgano administrativo de Madrid por otra de las empresas licitantes.  En estos momentos se encuentra recurrida la resolución en el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC), pero durante el proceso, que se puede dilatar meses, si no se ejecutan las medidas cautelares que se han solicitado, aun dando la razón el TSJC a la empresa cántabra, podría suponer la ejecución del despido de 67 trabajadores cántabros y la desaparición de la empresa veterinaria que ha venido desempeñando el saneamiento de la cabaña ganadera de Cantabria en los últimos 25 años.

 El pasado día 3 de diciembre se presentó un ERE de extinción para 50 trabajadores cuyo plazo de negociación expira el próximo día 3 de enero.

 Para el presidente del Comité de Empresa Miguel Ángel Saiz, la decisión del Órgano administrativo de Madrid es “claramente errónea” y si no se toman medidas cautelares “se producirán daños irreparables para muchas familias cántabras de manera injusta y la desaparición de otra empresa más en la región”

.