Nuevas retenciones fiscales en 2015

831

Los Presupuestos Generales del Estado han confirmado lo que ya adelantó la reforma fiscal aprobada por el Gobierno.

A partir de enero de 2015 los trabajadores y trabajadoras soportaremos una menor carga fiscal en nuestras nóminas al aplicarse una rebaja en el IRPF para los dos próximos años.

Al parecer, el Gobierno está trabajando contrarreloj para facilitar a las empresas el programa que les permita hacer los cálculos de las nuevas retenciones.

De entrada, los trabajadores y trabajadoras notarán entre 20 y 40 euros más al mes durante 14 pagas para sueldos medios y medios altos y se elevará hasta los 60-80 euros para las retribuciones más altas.

Así, para aquellas personas que ganan hasta 12.450 euros, el tipo pasará del 24,75% actual al 20% a partir de enero y al 19% el próximo año.

Por su parte, los trabajadores que ingresan entre 12.450 euros y 20.200 euros anuales verán reducir el gravamen que se les aplica hasta el 25% en 2014 y al 24% en el año siguiente.

El tercer tramo lo representan los trabajadores que ganan entre 20.200 euros y 35.200 euros, cuyo gravamen de IRPF será del 31% en 2014 y del 30% en 2015. Concretamente son aquellos que ingresan hasta 24.000 euros y que, según los cálculos del Gobierno, tendrán una rebaja media de 23,5%.

En cambio, en el cuarto tramo, que incluye los sueldos que oscilan entre 35.200 y 60.000 euros, están los ciudadanos que tendrán que acarrear con la rebaja que recibirán las rentas más bajas. A pesar de que su gravamen bajará al 39% en 2015 y al 37% en 2016, el problema para muchos es que van a saltar de tramo.

Otros de los grandes sacrificados de la nueva legislación son los trabajadores con unos ingresos superiores a 60.000 euros, a los que el Gobierno considera ‘ricos’ y que tendrán que hacer frente al mismo tipo -un 47% en 2015 y un 45% en 2016- que una persona que cobre más de 150.000 euros.

Otros dos factores que incidirán en una subida del dinero disponible que tendrán los trabajadores a final de mes son los nuevos mínimos familiares y la ya mencionada reducción de tramos, como recuerda Rubén Gimeno, del REAF, englobando en el último a las rentas de más de 60.000 euros al año.

Según la reforma fiscal, los mínimos familiares se elevan una media del 32%. Así, por el primer hijo se incrementa en 564 euros, hasta los 2.400 euros anuales (un 30,7% más), para el segundo hijo se eleva 660 euros, hasta los 2.700 euros (un 32,3% más), para el tercer hijo se incrementa en 328 euros, hasta los 4.000 euros (un 8,9% más), y para el cuarto hijo se aumenta en 318 euros, hasta los 4.500 euros (un 7,6% más).

A su vez, el mínimo por hijo menor de tres años pasa de 2.244 euros a 2.800 euros, lo que supone un incremento del 24,7% (556 euros más), mientras que por cuidado de ascendientes menores de 65 años se eleva a 1.150 euros, un 25,2% más, y para ascendientes mayores de 75 años se incrementa hasta los 2.550 euros, un 25% más.

Por último, por el cuidado de dependientes con una discapacidad superior al 33% se incrementa casi un 30%, hasta los 3.000 euros anuales, mientras que para los que tengan una discapacidad inferior al 65% y movilidad reducida se sitúa en 6.000 euros, también casi un 30% superior a la que existe actualmente. Con una discapacidad superior al 65%, el mínimo se incrementa hasta los 12.000 euros anuales, un 28,2% más.